¿Cuál es el aporte de los telecomunicaciones a la omnicanalidad?

Miércoles, Marzo 13, 2019

El mundo empresarial en el que vivimos cada vez está más permeado por el marketing digital y por las telecomunicaciones, por lo que es común que los clientes prefieran utilizar sus dispositivos móviles o los servicios digitales para consumir y/o interactuar en temas que antes eran del dominio exclusivo de las estrategias de outbound marketing. Y es en este escenario donde los usuarios han expresado una creciente necesidad por tener un acompañamiento claro y eficaz al momento de tomar decisiones.

El reto entonces está en la capacidad que tengamos las compañías para mejorar la experiencia de los clientes en los diferentes canales, pues de no hacerlo es probable que la fidelización sea un fracaso. Precisamente, atendiendo a esta necesidad, y de la mano de Identidad Telecom, las empresas han establecido una serie de procesos rápidos y útiles para mejorar la experiencia de sus usuarios, y lo han hecho a través de las estrategias de omnicanalidad que les permiten entregar una experiencia de usuario homogénea sin importar el canal por el cual estén interactuando. 

Por ser uno de los sectores más cambiantes en el mercado tecnológico y laboral, las telecomunicaciones están viviendo una revolución sin precedentes donde las personas ya no las perciben como un fin, sino que las ven como un medio para satisfacer sus necesidades. Bajo esta perspectiva, la omnicanalidad se ha convertido en el gran aliado de las empresas permitiendo que, además de tener un contacto permanente con sus clientes, puedan medir la información y los datos de sus públicos con mayor precisión, así como su comportamiento y generar mayor rentabilidad. 

A diferencia de las estrategias multicanales que se generan para tratar a los usuarios a través de diferentes medios, en la omnicanalidad el consumidor es el centro de la planeación. Lo que realmente importa en este punto, más allá del recurso, es la manera en la que se aprovechan los diferentes canales y cómo se verán reflejados en todos los niveles y las necesidades de la organización. 

No olvidemos que una estrategia de omnicanalidad de cara a las telecomunicaciones debe estar bien fundamentada y basada en la inmediatez y la calidad, asegurando un buen relacionamiento entre cliente y empresa en el corto, mediano y largo plazo. En este punto es importante aclarar que la rapidez en una respuesta no debe desvirtuar la calidad en el servicio entregado, pues esto generaría una estrategia incompleta que no alcanzaría los objetivos de fidelización entre la telco y el cliente. 

En cuanto al aumento del uso de las redes sociales y de los nuevos modelos de comunicación que hoy se generan en la relación cliente-empresa, el fin de la omnicanalidad es hacer presencia y acompañamiento a los clientes en un proceso ágil y dinámico para que se sientan representados y respaldados al momento de la interacción. 

Gracias a la omnicanalidad, en Identidad Telecom hemos logrado que nuestros procesos y los de nuestros clientes sean más personalizados, proactivos, eficaces y ágiles.